North America Map
Infogram
top of page
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

El cierre de la UCA, un paso más contra la propia Nicaragua

Este ataque a la UCA de Nicaragua y al derecho a la educación, esta quiebra de la verdad, de la justicia, de la libertad, es una expresión más de un declive absoluto de la democracia en el país, así como una pérdida de su diversidad y de su riqueza en todos los niveles. Desde hace años, el Gobierno de Nicaragua, se empeña en ir minando a la propia Nicaragua.

El pasado 15 de agosto se materializó la acusación sobre la Universidad Centroamericana de Nicaragua (UCA-Nicaragua) en un oficio emitido por el Décimo Distrito Penal de Audiencias, Circunscripción Managua como "centro de terrorismo". Fue la aceleración final de un proceso de años de acoso estatal sobre la universidad jesuita que culminó, en las horas y días siguientes, con el fin de todo proceso académico, la confiscación de los bienes de la UCA, la creación inmediata de una nueva universidad del régimen de aquel país e incluso con la expulsión de una Comunidad Jesuita cercana a la universidad pero cuya titularidad no era de ésta sino de la Compañía de Jesús directamente.

Desde la Red Jesuita con Migrantes, como parte del cuerpo apostólico de la CPAL, nos adherimos a todos los posicionamientos oficiales, de la Provincia Jesuita de Centroamérica, de la CPAL y del Padre General, Arturo Sosa SJ, agradecemos todas las expresiones de solidaridad internas (que incluyen respuestas efectivas para la continuación de procesos educativos, de investigación y de acogida) y externas y compartimos los sentimientos de dolor, impotencia e indignación ante actuaciones arbitrarias e impunes que no sólo afectan a la institución universitaria como tal y a la comunidad educativa que le da vida (Docentes, directivos/as, personal administrativo, estudiantes, padres y madres de familia, etc.), sino que en último término afectan a derechos fundamentales como la educación y a pueblos tan queridos como el de Nicaragua.


Este ataque a la UCA, al derecho a la educación en Nicaragua, esta quiebra de la verdad, de la justicia, de la libertad, es una expresión más de un declive absoluto de la democracia en el país, así como de su diversidad y de su riqueza. Desde hace años el Gobierno de Nicaragua, en una ficticia defensa del país, afecta fundamentalmente a la propia Nicaragua, esta afirmación se expresa de múltiples modos:

  • Así en el desmantelamiento de sus tejidos sociales, productivos, económicos, culturales y políticos;

  • En la expulsión de nicaragüenses de su propio país, la generación de un flujo creciente -especialmente desde abril del 2018 con el aumento de la persecución y represión- que ha generado un caudal de personas con necesidad de protección internacional que se manifiesta en toda la región y en otros países más alejados;

  • En la quiebra de la confianza internacional no sólo en actores políticos o estructuras multilaterales, sino en actores de la sociedad civil, de la academia, de las y los defensores de derechos humanos, etc.

Por ello nuestra solidaridad, nuestro recuerdo, nuestro compromiso no sólo con nuestra propia comunidad de la UCA, con la Compañía de Jesús en el país y en la provincia, o con la Iglesia tan duramente perseguida; nuestra solidaridad, nuestro recuerdo, nuestro compromiso es con un país entero que ve amenazado cualquier futuro con golpes que deshacen su presente en todos los sectores y territorios. Nuestro compromiso más específico está con las y los nicaragüenses que han tenido que decidir marcharse y aquellos/as que han sido expulsados/os, con las personas no nicaragüenses que también ven imposibilitado seguir expresando su amor y su acción social en favor de los derechos en el país y que han tenido que abandonar Nicaragua o se les ha expulsado o se les ha impedido su retorno.


En nuestro caso, cuando entonamos y asumimos el lema de #TodosSomosUCA, lo hacemos no solo solidariamente, sino como reflejo de nuestra realidad de red. La UCA Nicaragua ha formado parte de la RJM desde sus inicios, ha acogido procesos de investigación sobre la realidad de la migración forzada, procesos de acompañamiento y acogida de personas migrantes y con necesidad de protección internacional, ha respondido de múltiples maneras a la migración tanto de nacionales de Nicaragua, como de la región centroamericana como de otros flujos internacionales cada vez más complejos y desafiantes.


No tenemos derecho a perder la esperanza, deseamos y exigimos el cese de esta agresión y de todas las agresiones que alejan a Nicaragua de una senda democrática y de libertad. Mientras tanto queremos agradecer a la UCA-Nicaragua, a sus distintos equipos en estos años, por el compromiso firme con los derechos de las personas migrantes en situación de mayor vulnerabilidad con independencia de su origen, de su raza, de su religión. Ese compromiso que va mucho más allá de sus propias fronteras ha sido siempre inspirador para todo el cuerpo apostólico de la Compañía de Jesús que conforma la Red Jesuita con Migrantes en la Provincia de Centroamérica, en la Región CANA y en el nivel continental.


Por todo lo que ha sido, por todo lo que es y por todo lo que seguirá siendo, muchas gracias compañeras, muchas gracias compañeros, seguimos siendo red.


69 visualizaciones
bottom of page