North America Map
Infogram
 
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

Se trata de personas: CLAMOR

La Campaña Continental, “LA VIDA NO ES UNA MERCANCIA, SE TRATA DE PERSONAS”, iniciada el día 7 de febrero del 2021, nos invita a reflexionar y a proponer cambios sobre todas las formas de mercantilización de la vida y los sistemas económicos que no favorecen la inclusión, ni el desarrollo integral de todas las personas.

La Red Clamor presenta cronograma de su campaña ‘La vida no es mercancía, se trata de personas’

VER NOTA: Prensa CELAM

En un contexto donde la centralidad del cuidado de todas las personas y garantía de todos sus derechos, son desplazados por intereses mezquinos y desprovistos de valores humanitarios, millones de hermanas y hermanos nuestros son tratados como “mercancías, que se pueden comprar, vender, explotar como trabajadores e incluso como “materia prima,” de formas múltiples e inimaginables.”


El Papa Francisco, con motivo de la VII Jornada Mundial de Oración y Reflexión Contra la Trata de Personas, celebrada a través de una Maratón de Oración en línea, el día 8 de febrero , bajo el lema “Economía sin trata”, en un video mensaje, destaca tres acciones concretas para lograr una economía sin trata, “una economía del cuidado, que ofrezca oportunidades de empleo, una economía con reglas de mercado que promueven la justicia, una economía valiente, capaz de conjugar el beneficio con la promoción de empleo y las condiciones dignas del trabajo”.


Una economía sin trata, subrayó el papa, “es una economía de cuidado”, hacia las personas y hacia la naturaleza, es una economía solidaria. Una economía que cuida el trabajo, creando oportunidades de empleo, que no explota al trabajador mediante condiciones laborales degradantes y horarios extenuantes”.

Por ello, nos invita a ser más conscientes, de la gravedad que le imprime la pandemia del Covid 19, a la pérdida del empleo y la explotación laboral.


A su vez nos recuerda, “lo bien que nos hace sabernos responsables de la fragilidad de los demás, buscando siempre un destino común y que la solidaridad bien administrada, da lugar a una construcción social más segura y firme” (Fratelli Tutti, 115).


Una economía sin trata de personas, es una “economía disciplinada con reglas de mercado que promueven la justicia” y no intereses exclusivos de particulares.


La trata de personas encuentra un camino fértil en el planteamiento del capitalismo neoliberal, en la desregularización de los mercados que pretenden maximizar los beneficios sin límites éticos, sociales y medioambientales (cf. Ibid, 210).


Finalmente, nos desafía a una “una economía valiente, que requiere de audacia, en la construcción paciente, de una planificación, solida, duradera y centrada en las personas. La valentía de combinar el beneficio legítimo, con la promoción del empleo y las condiciones dignas del trabajo.


Juntas y juntos, sigamos apostando a una economía de Comunión, para una verdadera fiesta de fraternidad universal.


VER: VATICAN NEWS

87 vistas