North America Map
Infogram
 
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

Encuentro: Diáspora Haitiana en Latinoamérica

El pasado 12 de octubre se realizó el espacio de diálogo abierto sobre la situación de las personas de origen haitiano que se encuentran migrando en el continente.

Con generosidad las compañeras del Servicio Jesuita a Migrantes de Chile, han compartido una mirada a esta realidad desde sus propias experiencias, como insumo para una rica conversación entre personas de obras e instituciones que hacen parte de la Red Jesuita con Migrantes LAC. Desde Argentina, Chile, Perú, Colombia, Panamá, Nicaragua, Honduras y México, nos hemos conectado para dialogar a partir de la exposición de Alexandra y Regine, dos colegas haitianas del SJM Chile.


¿Cómo nace este espacio de conversación?


Desde el primer encuentro en el 2021 de la comunidad #Coonspiramos (comunidad de prácticas, saberes y aprendizajes animado desde la RJM LAC) emergió la preocupación por abordar una mirada compartida sobre la realidad de las personas haitianas que se encuentran en una áuténtica diáspora por el continente americano. En un primer momento quienes prendieron la alerta fueron las compañeras del Programa de Asuntos Migratorios de la IBERO Ciudad de México, a partir de una situación compleja que se estaba presentando en la ciudad de Tijuana, debido a las interacciones entre las personas de diversas nacionalidades que se encontraban habitando al interior de campamentos improvisados en esa ciudad del norte mexicano.


Desde el SJM de Chile, y por iniciativa de Trinidad Del Río del área de educación e interculturalidad del Servicio Jesuita de este país, se manifestó el interés y la oportunidad de conectar esta preocupación regional, con una reflexión realizada al interior de su equipo con participación muy activa de Alexandra y Regine, quienes además comparten la vivencia de ser parte de la comunidad haitiana en este país sudamericano. Su mirada aportó información muy valiosa sobre lo que está sucediendo con las personas haitianas en Chile y su migración hacia el norte del continente, ampliando la comprensión sobre los factores que inciden en que se genere esta ruta migratoria en la actualidad.


Resulta de mucho interés la conversación de carácter regional, dado que se trata de un flujo de salida de Chile que está siendo invisibilizado al interior de este país, dejando en la sombra las responsabilidades que existen y también la realidad de niñas y niños hijos de personas haitainas y con nacionalidad chilena que se encuentran en dicha migraión forzada regional.


Ver la memoria del encuentro.


Algunos elementos de la presentación.


Regine y Alexandra, realizaron una presentación muy completa donde se compartieron elementos sobre factores que incidien en la movilización de estas familias hacia el norte, las rutas que toman, los riesgos y los cambios que se han dado en el tiempo reciente.

Durante la última década, la llegada de personas provenientes de Haití a Chile ha puesto en evidencia algunas tensiones existentes relacionadas con la ausencia de instrumentos normativos y mecanismos de inclusión que den respuesta a las características y necesidades de esta población. Es sabido que los desastres naturales en el país caribeño y la inestabilidad política cosntante, ayudaron en acentuar la diáspora haitiana y consolidar a Sudamérica (Brasil, Chile y Argentina) como un nuevo destino, permanente o como un lugar de tránsito a mediano plazo.


En medio de esta migración forzada se han encontrando con ciertas barreras que son identificadas dentro de la realidad chilena, y que son comparables a situaciones presentadas en otros países de la región sudamericana. El idioma, los prejuicios, legislaciones inadecuadas y la falta de políticas y prácticas que faciliten su integración, son algunos de esos elementos que han compartido las compañeras, y que ayudan a comprender las razones por las cuales deciden continuar la búsqueda de otro destino arriesgando sus vida y lo poco que han conseguido.

Uno de los elementos centrales que han obligado la nueva migración es la dificultad para una regularización migratoria, así al no contar con documentos válidos en el país se han visto obligadas a buscar otros destinos; persiste el riesgo de no lograr soluciones en los nuevos países y verse forzadas a regresar en el futuro a Chile, esta vez por pasos no habilitados, incrementado su vulnerabilidad.


La Pandemia de COVID-19 ha profundizado las dificultades para sobrevivir, y al mismo tiempo la elección del presidente de Estados Unidos Joe Biden, a partir de la propaganda alrededor de sus posturas más generosas en el ámbito migratorio, ha despertado la ilusión y esperanza en lograr el ingreso más fácil a ese país.


Sobre la cantidad de personas haitianas que han salido de Chile en el último tiempo, no se cuenta con registro exacto, aunque se estima un número de 8.000 personas; sin embargo se sabe que muchas personas lo ha hecho por pasos no habilitadoes, dejando un espacio gris alrededor de las cifras. La travesía incluye Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Guatemala y México. En medio de la conversación quedó en evidencia que aunque deben pasar por Nicaragua, se trata de un tránsito casi invisible.


Además de la información, más publicitada por los medios masivos de comunicación, sobre la migración masiva de personas haitianas, entre otras nacionalidades, que se desplazan desde el sur de América, cruzando Colombia y luego Centroamérica para buscar su llegada a los Estados Unidos, las compañeras del SJM Chile presentaron el panorama, menos conocido, de las masivas deportaciones de personas hacia Haití sin consideración de su situación precaria al regresar a ese país.

Los mayores riesgos se presentan en el paso por la región entre Colombia y Panamá conocida como el “Tapón del Darien”: robo y fraude, explotación, altos costos, dificultad del trayecto selvátivo, tráfico de personas, tráfico de drogas, entre otros factores asociados al cruce de esta zona. En toda la ruta se encuentran con dificultades que, en las últimas semanas se han marcado incrementado al llegar a la zona fronteriza de México con los Estados Unidos.


Retos.


El espacio de conversación, a partir de este panorama, resultó de mucho provecho para todas las personas participantes, en el sentido de seguir identificando de manera conjunta las acciones en las que ya nos encontramos en cada uno de los países y obras que hacen parte de la Red Jesuita con Migrantes.


Se resalta la importancia de la articulación con otras organizaciones migrantes y pro-migrantes, la necesidad de realizar muchas más acciones de sensibilización sobre las características de la ruta y los riesgos asociados a esta migración, y la invitación a seguir visibilizando la situación actual que tiene un carácter regional-continental.


Es clave continuar estableciendo estos espacios de diálogo e intercambio de miradas, para seguir identificando lo que podemos hacer juntas y potenciar nuestros aportes. Un ejemplo de este, en lo que ya hemos comenzado a trabajar, es diseñar y compartir mensajes pertinentes para ayudar a que esta migración sea lo más informada posible.

En el desarrollo del encuentro fue posible intercambiar informaciones y aportes entre las personas que participaron desde cada uno de los países y obras.


Ver la memoria del encuentro.


Contexto.


Desde el año 2010, miles de personas de Haití han buscando un lugar para vivir con dignidad y realizar sus proyectos de vida en distintos países de Latinoamérica; Brasil, Chile, Argentina, fueron sus primeros destinos, sin embargo con el paso del tiempo y forzadas por la realidad de discriminación y dificultad para lograr la regularización migratoria, en el último año han continuado su camino hacia el Norte del continente.

Desde Perú, Ecuador y Colombia enfrentando el peligroso tránsito por el "tapón del Darién", estas familias de origen haitiano (con niños y niñas que en gran porcentaje son nacidas en Chile o Brasil) se suman al éxodo humano que busca llegar a los Estados Unidos. Todos los países de Centroamérica están afrontando el reto de ofrecer acompañamiento a tantas personas, que ya se cuentan por miles, y que día a día avanzan en un flujo continuo hacia el norte de la región.


Gracias a todas las personas participantes.