Logo-red.png

Historias de seres humanos que en medio de la Migración Forzada

se encuentran para construir la humanidad

 

“Son más las cosas que nos unen que las que nos separan

y sin importar en qué lugar de Latinoamérica y el Caribe nos encontremos,

la movilidad humana y el encuentro humano hacen parte de nuestras vidas.

Contamos historias que nos llevan a reconocer en nuestros propios ámbitos de actuación

la manera en que estamos respondiendo a los retos de la migración forzada,

a través de los protagonistas que viven y tejen esta realidad en cada Provincia”.

 

En la ciudad de Manizales en Colombia se han encontrando Natalia Salazar, colombiana y habitante de esta ciudad cafetera, con Gabriel quien ha llegado de Venezuela buscando una vida mejor para él y para sus hijas.

 

Al mirarse a los ojos y reconocerse parte de la misma humanidad están construyendo una amistad que les hace mejores seres humanos. 

Natalia y Gabriel

"Actualmente las niñas están estudiando aquí en Colombia, estamos luchando como se lucha en cualquier país.

Muy orgulloso de vender aquí en el Eje Cafetero

y que todos los días que salgo a vender la gente me diga:

Ese tinto si está sabroso, ese tinto si esta bueno!!! 

Es un orgullo para mí.

 

Los veo como si fueran familia ,

no como amigos sino como si fueran familia".

 

Gabriel León 

 

En la ciudad de Arauca en la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela Aliris y Estela se encuentran desde la acogida y el servicio. Las dos comparten una historia de migraciones forzadas y de solidaridad con todas las personas que comparten sus vidas.

 

Una historia de Hospitalidad en la frontera Arauca (Colombia) - Apure (Venezuela), que surge en el encuentro de dos mujeres que eligen la reconciliación como horizonte de vida.

"Quiero formar parte de ese grupo de amigos

que trabajan por la sociedad, este grupo de amigos que trabajan por el prójimo y que ayudan a que

las otras personas que están en las condiciones en las que yo estoy, puedan salir adelante y tengan una oportunidad de crecer y sentirse como en casa

a pesar de todas las circunstancias

que están viviendo en el momento." 

Aliris

Aliris y Estela

 

En la Provincia del Carchi en el Norte del Ecuador, Carmen y Lina se encuentran en el Servicio Jesuita para Refugiados. Se trata de un acompañamiento mutuo a partir del reconocimiento de lo que cada una puede entregar en la relación

 

Provenientes de distintas nacionalidades comparten la pertenencia a una misma humanidad y la vocación de estar atentas a lo que las otras personas aportan a la vida en sociedad.

Lina y Oslaysi

Siento que ella nos ha dado más

de lo que nosotros a ella.

Es una persona que se mueve y siempre está buscando algo que hacer para atender las necesidades propias y de su familia.

Va construyendo otros lazos con la comunidad a la que ella se está integrando en este momento.  

 

Lina Mena. 

 

Julia y Johana se han encontrado en la ciudad de Córdoba, las dos han llegada a este lugar buscando una vida mejor. Johana llegó desde Venezuela y Julia desde Alejandro Roca, dentro de la misma Argentina.

 

En la actualidad las une la vocación de servicio y la decisión de acompañar a las personas migrantes en su camino de integración y de construcción de la vida. 

Acá me encontré con gente muy bondadosa, con un gran corazón y con ganas de compartir con nosotros, y demostrarnos lo importante de la honestidad y la solidaridad.

 

Johana

El encuentro con las personas migrantes me agranda el corazón, abrió mi mirada, me encontré con un Dios vivo hecho carne y también me ayudó a descubrir quién soy yo.

 

Julia

Johana y Julia

 

En la ciudad de Tapachula en el sur de México se encuentran dos mujeres de orígenes distintos, Luz del Alba mexicana y Lisbeth guatemalteca, pero con la misma disposición de apoyarse mutuamente en sus propias búsquedas. Eligen acompañarse en el camino.

 

El equipo del JRS México que desarrolla su misión de servicio a las personas refugiadas y migrantes forzadas en esta ciudad fronteriza nos permite acercarnos a esta historia de encuentro y construcción de confianza. 

Luz del Alba y Lisbeth

Para eso estamos: para apoyarnos, somos mujeres, somos mujeres solas, con nuestros hijos y como

seres humanos debemos apoyarnos unos a otros.

 

Luz del Alba

 

Al día de hoy me he sentido acogida,

me he sentido amada y

me he sentido muy apoyada.

 

Lisbeth 

Logo-red.png
Logo Jesuitas-CPAL 2019-04 (1).png
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Twitter Icono blanco
  • 104069
  • Blanca RSS Icono