North America Map
Infogram
 
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

HAITÍ | SJM DENUNCIA SITUACIÓN DE PERSONAS HAITIANAS RETORNADAS FORZADAS ANTE CIDH

Desde septiembre de 2021 más de 13,000 personas migrantes haitianas han sido devueltas al país por vía aérea. Las condiciones de estos procesos de deportación han violado sistemáticamente sus derechos humanos y su dignidad, la situación una vez devueltos es de abandono, de altísimo riesgo y de casi ninguna expectativa de poder continuar con su proyecto de vida.


El 15 de diciembre pasado tuvo lugar una audiencia sobre la situación de Haití en el marco de la 182ª sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


En ella una delegación del Servicio Jesuita a Migrantes de Haití pudo compartir la mirada sobre la situación de la deportación masiva que es continuada y que se ha intensificado estos últimos meses. La representación del SJM estaba compuesta por su director, Levelt Michaud SJ (también Coordinador de la Región Caribe de la RJM), por el Responsable de Programas y Financiación, Jean Anthony Bazile, por Marie Françoise Louis, psicóloga del SJM y acompañante de personas deportadas y por Blandine Demosthène, una persona haitiana repatriada y acompañada desde el SJM.


Las declaraciones del SJM Haití en la audiencia abordaron integralmente la situación de las deportaciones, específicamente abordaron la deportación masiva desde distintos países vía aérea, que nos enfrentan con un perfil de migración determinado. Es decir, no se centró tanto en el retorno y retorno forzado desde República Dominicana, vía terrestre, que continua y es constante, sino en las deportaciones masivas vía aérea que desde septiembre hasta la fecha han supuesto que al menos 13,000 personas hayan sido devueltas a Haití en condiciones, según el mismo testimonio de los y las migrantes, lesivas de su dignidad, (encarceladas, esposados, sin alimento, sin información, etc.), sin respeto al debido proceso y específicamente violando la posibilidad de solicitar asilo.


En este tránsito las personas retornadas han denunciado la pérdida de documentos o directamente que les fueron confiscados por las autoridades (por ejemplo, por autoridades de EEUU). Se ha recordado las imágenes durísimas de persecución y trato degradante de la población haitiana en la frontera de Texas y el escándalo que supone el silencio e inacción del gobierno haitiano que no ha exigido el respeto de la dignidad y de los derechos humanos de sus nacionales en esta situación. Estas deportaciones aéreas se han dado no sólo desde EEUU, países como México, Cuba, Bahamas y otros han coordinado una acción masiva de retorno forzado a Haití.

Foto GettyImages / BBC


En la audiencia se abordaron las secuelas que están dejando estos episodios en las personas retornadas forzadas, no sólo su salud física, también la salud mental se ve afectada por el trauma que implica la deportación, la ruptura de su proyecto de vida, la inseguridad y el riesgo a los que se les expone en la vuelta, la separación familiar, y la falta de expectativas y esperanza. Las personas retornadas reciben un subsidio de 12,000 gourdes (unos 120 US$) financiado por OIM y luego el vacío sin ningún tipo de acompañamiento social, psicológico o jurídico por parte del estado. Solamente alguna organización, como el SJM Haití, están intentando ofrecer apoyo y acompañamiento integral a la población deportada, pero el número de personas sobrepasa cualquier tipo de capacidad desde las organizaciones de DDHH.


El testimonio de Blandine, además de aterrizar estas afirmaciones en lo concreto de su historia, nos recordó el perfil característico de muchos/as de los/as migrantes haitianos que están siendo deportados, muchas de estas personas llevan historias de migración que pueden significar años de vida en países como Chile o Brasil, un viaje que precisó desprenderse de todo en Haití, país al que ahora se les obliga regresar sin nada y sin opciones ni medios de vida. Un país atravesado estructuralmente por una crisis de dimensiones infinitas.


Así en la audiencia hubo ocasión de compartir en torno a la situación de crisis, una crisis de inseguridad a manos de bandas criminales, muchas veces comprometidas con autoridades públicas, -como muestra el dato de más de 800 secuestros en un mes-, una crisis alimentaria que afecta a más de 4 millones de haitianos/as, una crisis económica que se agudiza, una crisis social que expone a mayor vulnerabilidad a la mayoría de la población, como hemos visto con ocasión del terremoto de agosto o con los azotes de los desastres naturales. Todas ellas en el marco de una crisis política, de estado fallido, que ya caracteriza al país desde hace muchos años.


Finalizando la participación, el SJM Haití puso sobre la mesa algunas peticiones concretas, esperando que la CIDH pueda ejercer presión sobre el gobierno haitiano. En concreto se solicitó que:


  1. El gobierno de Haití ponga en marcha mecanismos que faciliten a los retornados la obtención de un documento de identidad, especialmente un pasaporte, ya que muchos de ellos no lo tienen y no pueden obtenerlo debido al coste.

  2. El gobierno de Haití se pronuncie públicamente para denunciar el trato inhumano que sufren las personas migrantes forzadas haitianas en contextos como el de la frontera de Texas en EEUU

  3. El gobierno de Haití ofrezca condiciones para facilitar su reintegración en sus respectivas comunidades de origen.

  4. El gobierno de Haití acompañe a las personas repatriadas para ayudarles a vivir este doloroso trance con estrategias de apoyo psicosocial.


Puedes acceder al video de la intervención del SJM Haití ante la CIDH aquí.
Puedes descargar la declaración íntegra ante la CIDH aquí. (Francés/Creol)
80 visualizaciones