North America Map
Infogram
top of page
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

EEUU | Organizaciones Jesuitas denuncian el ataque continuado al Derecho de Asilo

Algunas de las principales organizaciones y redes jesuitas aliadas de la Red Jesuita con Migrantes en la Conferencia de Canadá y EEUU, han emitido una declaración pública mostrando su preocupación por las prácticas y políticas de la Administración Biden que restringen la posibilidad real y efectiva de acceder al derecho de asilo. Como Red Jesuita con Migrantes, asumimos esta declaración como propia y les pedimos que nos ayuden en su difusión.

A continuación encuentran el texto de esta declaración en Español y abajo el link a la declaración original en inglés.


"Estamos profundamente preocupados por los persistentes intentos de la Administración Biden de restringir el derecho a solicitar asilo en la frontera entre Estados Unidos y México. Trabajando sobre el terreno con migrantes y solicitantes de asilo, vemos de primera mano cómo estas políticas punitivas exponen a personas ya vulnerables a mayores peligros. Informados por este testimonio y nuestra fe católica, que afirma la dignidad inherente de todas las personas, instamos a la Administración a poner fin a estas barreras al asilo.


Hace tres años, la Administración Trump utilizó la pandemia de COVID-19 como una justificación espuria para comenzar a expulsar a los migrantes de los Estados Unidos sin ninguna oportunidad de solicitar asilo. Aunque el presidente Biden hizo campaña con la promesa de restablecer el asilo, su Administración, en cambio, amplió la aplicación del Título42, incluso mucho después de que la mayoría de las restricciones relacionadas con la pandemia en el país hubieran terminado.


En preparación para la finalización prevista del Título 42 el próximo mes de mayo, la Administración Biden ha anunciado ahora nuevas políticas que harán mucho más difícil que muchas personas que huyen de la persecución obtengan asilo. Estas propuestas mueven la política de inmigración estadounidense precisamente en la dirección equivocada y devolverían a muchas personas al peligro. Regularmente escuchamos historias de primera mano de extorsión, abuso de poder y crímenes cometidos contra migrantes y solicitantes de asilo devueltos a México y otros lugares.


Con sede a ambos lados de la frontera entre Arizona y Sonora, Kino Border Initiative se encuentra con muchos de estos casos, como el de Jaime (nombre cambiado para proteger su identidad) , que huyó de Venezuela con su esposa. Llegaron a Piedras Negras, Coahuila, donde pudieron concertar una cita a través de CBPOne, pero la única cita disponible estaba en San Ysidro, Baja California, a más de 1.200 millas de distancia. Mientras viajaban a San Ysidro en autobús, toda la familia fue secuestrada, torturada y extorsionada por un grupo criminal durante 20 días.


Una noche, a las 3 de la madrugada, Jaime y su familia fueron vendados, subidos a un camión y llevados al muro fronterizo. Los secuestradores les dijeron que cruzaran a pie la frontera con Estados Unidos y amenazaron con matarlos si intentaban regresar a México. Cuando Jaime y su familia cruzaron, fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza. Explicaron que no habían acudido a su cita con el CBPOne mientras estaban secuestrados y los secuestradores les obligaron a cruzar a Estados Unidos. El agente respondió que eran delincuentes porque habían cruzado ilegalmente. A las pocas horas, la Patrulla Fronteriza los expulsó a Nogales, México.


El enfoque excluyente de la Administración Biden conducirá inevitablemente a más tragedias de este tipo, y no sólo plantea importantes problemas de derechos humanos, sino que tampoco aborda las causas profundas de la migración. Como declaró recientemente el obispo Mark J. Seitz, esta política "perpetúa la idea errónea de que las medidas coercitivas de mano dura son una solución viable al aumento de la migración y los desplazamientos forzosos. Décadas de enfoques similares han demostrado lo contrario".


Aunque Estados Unidos tiene derecho a regular sus fronteras, este esfuerzo no puede hacerse a expensas de las personas que necesitan desesperadamente protección. Reducir el acceso al asilo sólo sirve para poner en peligro a los inmigrantes. En lugar de diseñar políticas para mantener al mayor número posible de personas fuera de Estados Unidos, nuestra fe nos llama a diseñar políticas que garanticen que, como país, podemos ofrecer protección a quienes la necesitan.


Jesús mismo sabía lo que significaba ser un emigrante que huía de la persecución. Nuestra fe es clara: es nuestra responsabilidad cuidar de los más vulnerables entre nosotros, independientemente de su condición social o nación de origen. Como el Papa Francisco ha dicho: "Los migrantes y los refugiados no son peones en el tablero de la humanidad. Son personas que necesitan asistencia humanitaria, protección legal y solidaridad afectuosa."


No podemos permitir que la indiferencia y el miedo nos dividan basándose en las condiciones de nuestro nacimiento. Pedimos al Presidente Biden que retire y desestime la consideración de cualquier política que cree nuevas barreras para los vulnerables y que aplique un sistema de asilo justo y humano, de acuerdo con las enseñanzas de nuestra fe y los valores arraigados de nuestro país."


46 visualizaciones

Commentaires


bottom of page