North America Map
Infogram
top of page
Logo-red.png

+

¡INFÓRMATE!

RENOVACIÓN DE LA COORDINACIÓN DE LA RJM CANA

Desde este pasado lunes, 5 de junio, de manera oficial, y tras una larga transición estrenamos coordinación de la región CANA de la RJM. Lizbeth Gramajo Bauer y la Universidad Rafael Landivar han estado de acuerdo en asumir este reto para los próximos tres años.


Lizbeth es guatemalteca, licenciada en Ciencias Políticas y en Antropología y cuenta con estudios de especialización y maestría en Migración Internacional. Se ha desempeñado como investigadora en diversos ámbitos -entre ellos las dinámicas migratorias y la organización comunitaria-, también como docente en la URL, en la universidad San Carlos y en el Colegio Monte María y ha tenido una estrecha participación y compromiso con distintas expresiones de la Red Jesuita con Migrantes, así en Guatemala, en Centroamérica, en CANA y a nivel Latinoamericano y Caribeño, por ejemplo participando del equipo académico de la Investigación Migración y Refugio que lanzaremos próximamente. En la red ha sido referente de Guatemala, también ha liderado la dimensión teórica-investigativa, ha participado en múltiples acciones y publicaciones colectivas y a partir de ahora asume el reto de la coordinación.


Las coordinaciones regionales de la RJM son desafíos colectivos, por eso, además de los distintos equipos de la red que acompañan a la coordinación dentro y fuera de la región, es clave la institución que la acoge. Este ejercicio de animar la articulación intersectorial en la región se va a liderar desde la Universidad Rafael Landivar. Agradezco especialmente al P. Miquel Cortés, SJ, rector de la Universidad, no sólo por la disponibilidad sino por el convencimiento del trabajo en red, a Úrsula Roldán -directora del Instituto de investigación en ciencias socio humanistas de la URL- por su generosidad para que este paso fuese posible, toda vez que Lizbeth desempeñaba hasta ahora un rol clave en su equipo. Y agradezco la valentía, el convencimiento, el compromiso de Lizbeth con esta misión que asume. La coordinación queda instalada en la Vicerrectoría de Investigación y Proyección Universitaria. Esta nueva coordinación refuerza el carácter intersectorial de la Red.


Si pienso en los desafíos en la región nos daría para un texto demasiado largo, pero me gustaría poner delante algunos titulares desde la perspectiva del contexto de las migraciones forzadas en la región y también a nivel más interno, de relación y operativos de la RJM CANA.


Desafíos para esta etapa desde la realidad que acompañamos.

  • La Región CANA es un escenario donde siguen operando causas-violencias de expulsión que exigen ser analizadas, monitoreadas y enfrentadas de manera constante.

  • Es una región con distintas dinámicas migratorias; así se han ido acentuando y complejizando las tradicionales -las de México como país expulsor, de tránsito, de destino, de tapón, de desplazamiento interno, o las de Guatemala, Honduras y el Salvador hacia EEUU, como países fundamentalmente expulsores, pero también con una dinámica de tránsito y de retorno, muchas veces forzado-, otras dinámicas de expulsión forzada más recientes, como la de Nicaragua; y es CANA también un espacio protagonista de la conexión interregional y continental de las migraciones, así la presencia de flujos que provienen del sur del continente atravesando el Darién, de flujos caribeños como el Haitiano o el Cubano, de flujos extracontinentales, etc. Canadá, EEUU, Costa Rica y Panamá enfrentan distintos retos consecuencia de todas las dinámicas anteriores.

  • La región es un continuo laboratorio de las políticas migratorias más restrictivas y selectivas, basadas en un enfoque securitista y apoyadas en una lógica de detención, deportación, contención, militarización y externalización de fronteras.

  • Es un espacio de riesgos y de negocios criminales que acompañan a los flujos migratorios y a los que se ven más expuestos por consecuencia de las políticas descritas.

  • La migración enfrenta situaciones complejas en cuanto a la integración, se han generado cada vez climas más adversos en los territorios de tránsito y destino caracterizados por la discriminación, xenofobia, criminalización, racismo, aporofobia; Y, como ya señalábamos, proliferan los territorios de destino forzado, en gran parte como resultado de las políticas migratorias-

Pero también la región ofrece múltiples expresiones de oportunidad, rostros de hospitalidad, historias de resiliencia y creatividad de las propias personas migrantes; historias que deben ser contadas, historias de las que debemos aprender.


Desafíos internos.

A nivel interno en CANA, la red cuenta con una dinámica muy positiva y consolidada, incluso en la etapa de transición entre coordinaciones se ha conseguido mantener un alto nivel de trabajo colectivo. Quiero agradecer al equipo coordinador de la región y a muchas y muchos otros participantes y aliados, el esfuerzo realizado para mantener las iniciativas y para generar nuevos acuerdos que intentan responder de manera adecuada y pertinente a la realidad que acompañamos como red.


Planteo algunos horizontes, a nivel interno, como desafío que deben marcar esta etapa:

  • Ahondar la conexión con las otras regiones de la RJM, especialmente con SURAM;

  • Ser capaces de mantener y fortalecer las alianzas con otros actores humanitarios, sociales, eclesiales, académicos, etc.; Solas y solos no podemos.

  • Será fundamental también crecer en la participación directa de las personas que acompañamos en nuestros procesos como red y en las luchas que compartimos;

  • Aunque sea más instrumental, la coordinación deberá centrar esfuerzos en imaginar nuevas formas de sostenibilidad, no sólo financiera, de las dinámicas de la región.

La RJM CANA, es una región peculiar también por la vinculación de EEUU y Canadá en su composición y dinámica. Siendo una red de la CPAL (Conferencia de Provinciales Jesuitas de LAC), en CANA nos vinculamos también con la JCCU (Jesuit Conference Canada/US). En América pensar las migraciones en clave de protección real y acceso a derechos sin una visión continental que las integra no tiene sentido ni posibilidad. El trabajo articulado de todo el cuerpo apostólico en el continente no es sólo una oportunidad, es una responsabilidad que entre todos y todas debemos cuidar y alimentar, pero en la que sin duda CANA juega un rol decisivo.


No quiero terminar estas palabras sin un doble agradecimiento más. A Rafa Moreno SJ, que se desempeñó como coordinador hasta el año pasado y que es una figura central en la RJM desde su fundación y lo sigue siendo. Y también. a Karla Rivas, del ERIC-Radio Progreso, que no sólo ejerció como referente de Centroamérica, sino que asumió muchas tareas e iniciativas en esta etapa de tránsito. Mil gracias a los dos por ser cómplices, conspiradores y tan generosos.


No le damos la bienvenida a Lizbeth y a la URL, porque llevan muchos años participando y siendo actores en la red, pero sí le deseamos el mejor de los futuros en un trabajo que animarán, pero que estará acompañado por múltiples manos y corazones. Que sea un camino de más justicia, de reconciliación, de protección, de derechos, de hospitalidad y de fraternidad. Para que, además, este futuro sea de esperanza, tenemos que construirlo juntas y juntos.


Javier Cortegoso Lobato

Coordinador de la Red Jesuita con Migrantes LAC

130 visualizaciones

Comentarios


bottom of page